Estudios Imagenológicos

ECOGRAFIA RENAL Y VESICAL

La ecografía se introdujo en medicina en la década del 50 del siglo XX, después de la experiencia durante la segunda guerra mundial con la utilización de ondas sonoras de alta frecuencia detectoras de metal, empleadas en los barcos como sonares; sin embargo, fue solamente hasta el inicio de la década del 70 cuando los avances tecnológicos permitieron el empleo masivo de imágenes ecográficas y de suficiente calidad, como un método diagnóstico en humanos.

Preferimos utilizar el término "ecografía renal y vesical o ecografía de vías urinarias " en lugar de ecografía renal, pues este último lleva a que en muchas ocasiones el examinador limite el estudio a los riñones; en cambio, el primero implica que debe estudiarse todo el tracto urinario, incluyendo vejiga, grosor de la misma, detección de los uréteres retrovesicalmente (sólamente son visibles cuando están dilatados).

Se acepta que el ultrasonido debe ser el primer estudio a realizar en todo niño con sospecha de patología urinaria. Dentro de sus ventajas se deben mencionar la de ser un procedimiento inocuo, indoloro y no ser dependiente de la función renal; de hecho puede ser practicado en pacientes con insuficiencia renal severa. Puede además ser utilizado en pacientes en estado crítico -incluso en las unidades de cuidados intensivos- con la ayuda de equipos portátiles. De otra parte, tiene las desventajas de suministrar solamente información anatómica y no funcional, y ser un estudio operador-dependiente: entre mayor sea la experiencia del examinador, más confiable será el resultado.
ecografia renal