Infección Urinaria en Niños

Dr. Gustavo Malo Rodríguez

Profesor Asociado

Universidad Nacional de Colombia

Enero de 2010

INTRODUCCIÓN

Las infecciones bacterianas del tracto urinario revisten gran importancia desde el punto de vista epidemiológico debido a que se encuentran entre los motivos de consulta más frecuentes a nivel institucional y privado. Debe destacarse el hecho de que en los niños las infecciones urinarias (IU) si no son manejadas en forma adecuada pueden llevar a daño renal.

DEFINICIÓN

Se entiende por IU la presencia de microorganismos -bacterias u hongos- en cualquier localización del sistema urinario, desde el parénquima renal (pielonefritis), pasando por la vejiga (cistitis) hasta la uretra (uretritis), con la subsecuente respuesta inflamatoria del anfitrión. Las IU micóticas son raras y en general se presentan en individuos inmunosuprimidos y/o con cuerpos extraños en su vía urinaria. Por lo tanto esta revisión se limitará al tema de las IU bacterianas.

PREVALENCIA

La IU es la enfermedad bacteriana más frecuente durante los primeros 3 meses de vida (20). La prevalencia de IU en pediatría se estima en 4%. La edad, el género, y la presencia de anormalidades uro-renales son las principales variables modificadoras de morbilidad, que junto con el desconocimiento de los momentos de máxima susceptibilidad y riesgo, y los inoportunos e inapropiados diagnóstico, manejo y seguimiento, son los responsables de mayores cargas de enfermedad a mediano y largo plazo. La prevalencia de IU es más intensa en los primeros meses de vida y el riesgo acumulado asciende lenta pero progresivamente desde esta etapa hasta la vida adulta en donde, especialmente en mujeres, alcanza el 20% (16).

La probabilidad de IU de un lactante que acude febril a un servicio médico, sin un foco infeccioso evidente, fluctúa entre el 4% y 7% (16). Setenta y cinco a ochenta por ciento de los recién nacidos que tienen IU son varones. La prevalencia durante los tres primeros meses es también superior en niños que en niñas (2.7% vs. 0.7%). Esta diferencia se debe a que las malformaciones urológicas, que son un importante factor de riesgo para su aparición, son más frecuentes en ellos. A partir de esta edad las frecuencias por género se invierten con un mayor compromiso de mujeres.