Home / Fimosis / Complicaciones de la Circuncisión

 

Complicaciones de la Circuncisión

La verdadera prevalencia de complicaciones con esta cirugía es desconocida. En grandes series las cifras fluctúan entre el 0.2% y el 5.0% (11). Miremos algunas de ellas:

  • Hematoma post-circuncisión: es la complicación más frecuente. Aun cuando la mayoría son sangrados menores que ceden a la hemostasia compresiva de la herida quirúrgica (11), algunos requieren reintervención.

  • Meatitis y/o estenosis del meato uretral: con o sin úlcera del meato, se observa especialmente en los niños circuncidados que todavía utilizan pañal, pues el meato uretral es lesionado por el amonio que se produce por acción de bacterias en el pañal. También se encuentra asociado a las fimosis patológicas (15).

  • Fimosis post-circuncisión: resultante de haber removido insuficiente cantidad de prepucio. Así, durante la cicatrización de la herida se contrae el anillo prepucial llevando nuevamente a fimosis.

  • Fístulas uretro-cutáneas: principalmente descritas con el uso de suturas en el área del frenillo para control de sangrado produciéndose lesión de la uretra.

  • Necrosis del glande o de todo el pene: puede ser el resultado del uso excesivo del electrocauterio, de la aplicación errónea de soluciones con adrenalina al realizar el bloqueo anestésico o por la utilización prolongada de torniquetes. En nuestra práctica hace años abandonamos el uso del electrocauterio monopolar y lo reemplazamos por el bipolar, con el objeto de evitar esta potencial y desastrosa complicación.

  • Mal resultado estético: va de la mano de la experiencia del cirujano. Esta cirugía históricamente se ha delegado en el personal médico con menos entrenamiento en ella (Internos, Residentes de primeros años de las áreas quirúrgicas, Obstetras, Médicos Generales) con el riesgo de tener que enfrentar cualesquiera de las complicaciones mencionadas.