Home / Desórdenes del Desarrollo Sexual / Marco legal Colombiano para la atención de pacientes con DDS

 

Marco legal Colombiano para la atención de pacientes con DDS

Colombia ha sido de los primeros países en legislar y establecer unas pautas de manejo para los pacientes con DDS. La Corte Constitucional a través de 3 sentencias (S 477-95, SU 337-99 y T 551-99) con ponencia del Magistrado Alejandro Martínez Caballero se ha pronunciado al respecto y a nuestro juicio se pueden extractar los siguientes conceptos:

“Readecuación de sexo”. A la luz de nuestro marco legal no es posible la reasignación de género sin el consentimiento del paciente (S 477-95). (15) El ejemplo a este respecto y fue el que propició este precepto fue el de un paciente que fue emasculado (pérdida de pene y testículos) al parecer por mordedura animal a la edad de 6 meses y a quien siguiendo los lineamientos del manejo de la época se le reasignó al género femenino y se le hicieron cirugías con miras a obtener unos genitales femeninos. Esto no es ahora posible y es extrapolable a otras circunstancias como la agenesia de pene y el micropene.


Grupo interdisciplinario, autonomía suficiente y consentimiento informado (informado, cualificado y persistente) (SU 337-99). (16)Esta sentencia se relaciona con un caso de DDS XY asignado de manera errónea al género femenino al momento del nacimiento por una partera. A la evaluación médica se encuentra un individuo con cariotipo XY con hallazgos al examen físico de un defecto hipospádico severo con gónadas palpables a nivel de los pliegues labio escrotales. A la edad de 8.5 años y dado que la paciente está en el género femenino con aparente adaptación adecuada los padres desean que se le realicen las cirugía pertinentes para tener genitales acordes con el género femenino (Orquidectomía bilateral y genitoplastia feminizante). La jurisprudencia en esta sentencia establece que dichos procedimientos NO deben ser efectuados y que se debe conformar un GRUPO INTERDISCIPLINARIO (Conformado por especialidades médicas y psicología y trabajo social) que brinde apoyo al paciente y a la familia y que pueda establecer cuando el paciente tiene la AUTONOMIA SUFICIENTE para brindar un CONSENTIMIENTO INFORMADO en el que autorice la realización de las cirugías ofrecidas si tomase esa opción. Al respecto de la edad para poder dar el consentimiento la ley establece que no necesariamente debe esperarse a la mayoría de edad y que es probable que al inicio de la pubertad el paciente esté en capacidad de tomar esa decisión. Esta sentencia delega la responsabilidad de establecer si el paciente tiene la autonomía suficiente para brindar su consentimiento al grupo interdisciplinario.

Al respecto del consentimiento establece que debe ser informado, esto es, que “debe fundarse en un conocimiento adecuado y suficiente de todos los datos que sean relevantes para que el enfermo pueda comprender los riesgos y beneficios de la intervención terapéutica, y valorar las posibilidades de las más importantes alternativas de curación, las cuales deben incluir la ausencia de cualquier tipo de tratamiento”. Así mismo el consentimiento debe ser cualificado y persistente, esto es, que el médico tratante pueda establecer si el paciente entiende completamente lo que se le ha explicado y que ese consentimiento se de en varias entrevistas después de resolver las dudas del paciente y no bajo la presión del cirujano o con el duelo relacionado a la existencia del desorden.

Consentimiento sustituto, edad límite para el consentimiento sustituto. (S-T551-99). (17)Esta sentencia gira alrededor de un caso de una paciente con DDS XX por HSC de 2 años de edad con hipertrofia del clítoris y seno urogenital cuyos padres interponen una acción de tutela para que a su hija se le realice una genitoplastia feminizante (plastia de reducción del clítoris y corrección de seno urogenital para exteriorizar uretra y vagina). Cuando la Corte indaga sobre el caso el procedimiento ya ha sido realizado. Surge la pregunta si los padres podían autorizar un procedimiento de esta naturaleza en su hija. Alrededor de este punto es evidente que para el momento de la sentencia existían opiniones encontradas sobre la pertinencia y los resultados de este tipo de procedimientos. La Jurisprudencia al respecto de la sentencia refiere que aunque este tipo de procedimiento es “invasivo, riesgoso y discutido” deja la decisión a la privacidad de la familia confiriendo a los padres la potestad de tomar una decisión al respecto (consentimiento sustituto) siempre y cuando se siga el proceso del consentimiento informado, cualificado y persistente. Por último deja claro: “…mientras no se ofrezcan nuevas evidencias científicas que obliguen a reconsiderar el anterior análisis, a partir de los 5 años, no es constitucionalmente admisible el consentimiento paterno sustituto para la remodelación de los genitales”. En ese marco legal es evidente que si una paciente con DDS XX por HSC no ha sido operada a los 5 años de edad, no se deberá operar hasta que un grupo interdisciplinario demuestre que la paciente tiene autonomía suficiente para brindar su consentimiento para realizar el procedimiento quirúrgico.