Home / Desórdenes del Desarrollo Sexual / Asignación de género

 

Asignación de género

Es este quizá uno de los objetivos más importantes en el manejo de los pacientes con DDS y en especial en aquellos que cursan con ambigüedad genital. Para la toma de esta decisión se debe tener en cuenta toda la información recogida en el proceso de evaluación, información que debe ser compartida de manera clara y completa con los padres del paciente sin omisiones de ningún tipo. Los factores que se deben considerar para la asignación son: la etiología, el aspecto de los genitales externos, la carga gonadal, el potencial de fertilidad, las opciones quirúrgicas de manejo, el potencial de funcionamiento sexual en el género asignado y el punto de vista de la familia entre otros.

Es aquí donde un diagnóstico etiológico claro es de gran importancia porque se puede establecer el mejor género a asignar basados en lo que se conoce al respecto de la identidad de género (“sensación de ser” masculino o femenino) de los individuos afectados por una entidad específica, de lo que hay suficiente información en la literatura. Se debería lograr que con la asignación realizada el individuo no presente una disforia de género (malestar e inconformidad por el género asignado) en el futuro. Es evidente que en más del 90% de los casos DDS XX por HSC (12) y un alto porcentaje de los pacientes de insensibilidad total a los andrógenos asignados al género femenino (13) en la infancia, continúan en la vida adulta en el género femenino con identidad de género adecuada.

La situación es algo diferente cuando el diagnóstico es un DDS XY por déficit de 5 α reductasa. Aproximadamente un 60 a 70% de los pacientes con asignación al género femenino en la infancia viran al género masculino en la pubertad y adicionalmente el potencial de fertilidad esta demostrado en estos pacientes. (1) Conociendo esto y si el déficit de 5 α reductasa está demostrado la asignación más conveniente sería al género masculino.

En los pacientes con DDS XY por insensibilidad parcial a los andrógenos, defectos en la síntesis de los andrógenos o con alteración del desarrollo gonadal independiente que su asignación de género sea masculina o femenina demostraran en el seguimiento en al menos 25% de los casos una disforia de género. (14)

En el DDS ovotesticular la asignación de género dependerá sobre todo de la carga gonadal, de su potencial de fertilidad y del aspecto de los genitales externos, sugiriendo a la familia un género a asignar y dejando crecer al individuo en el género asignado para establecer si existe una adaptación adecuada. Como se mencionó previamente está demostrado el potencial de fertilidad en pacientes con cariotipo XX y predominio de tejido ovárico asignados al género femenino mientras que en los que hay tejido testicular y unos genitales aceptablemente virilizados no está documentado el potencial de fertilidad y la funcionalidad del tejido testicular no es adecuada requiriendo la mayoría de veces suplencia androgénica en la pubertad. (1) (11)

En el DDS con alteración de los cromosomas sexuales denominado disgenesia gonadal mixta en el que el cariotipo usualmente es un mosaico 45 XO/46 XY la mayoría de las veces el aspecto clínico es de hipospadias con criptorquidia por lo cual el género asignado será el masculino.